El despacho

Tras 20 años de ejercicio profesional me he dado cuenta de que, realmente, como  abogado no soy otra cosa que un solucionador de problemas.

Las personas acuden con sus problemas, legales fundamentalmente pero también administrativos, burocráticos o simplemente de gestión, y yo empleo mis conocimientos, mi preparación y mi trabajo en solucionar esos problemas.

Así de sencillo y así de complicado.

Por eso este nuevo despacho nace con esa vocación, con la intención de ser el medio de solucionar, o en algunos casos prevenir, los problemas de las personas que acuden buscando ayuda; y para ello parto de cinco premisas básicas que entiendo fundamentales para conseguir dicho objetivo:

La relación con los y las clientes ha de basarse siempre en la más absoluta confianza y sinceridad, por ello desde el primer momento reciben una opinión sobre el problema que se plantea y su posible solución o soluciones.

Estoy convencido que la información es básica, por eso siempre entiendo necesario explicar de forma clara y sencilla todos los aspectos jurídicos que influyan en la solución de sus problemas. Y es que creo que la persona que tiene un problema es quien tiene que tener toda la información posible sobre el mismo, puesto que ella será quien tome la última decisión a la hora de abordarlo.

Es básico sentirnos cómodos para poder expresar con absoluta libertad todos los extremos de la situación, y esa confianza solo se consigue asegurando la total y absoluta confidencialidad de todos los datos y conversaciones mantenidas en el despacho.

Durante mi ya larga trayectoria profesional ha sido constante el esfuerzo por reciclarme y mantenerme al día en todas las novedades jurídicas que han surgido, lo que me ha permitido atesorar una importante experiencia y conocimiento técnico.

Por mi parte tampoco existe problema en admitir la puntual falta de preparación concreta que pueda surgir en cualquier materia y derivar el asunto a otro despacho especializado en dicha materia. Y es que creo que asumir la llevanza de un asunto para el que no se está preparado supone una grave lesión de la confianza depositada en el profesional contratado.

En el momento en que se encomienda la labor profesional se confecciona siempre un presupuesto y un plan de pago adaptado a las necesidades y situación del o la cliente, evitando así posibles sorpresas y malentendidos entre las partes.

Sobre estos cinco elementos se desarrolla la actividad profesional en este despacho, porque considero que esos cinco pilares facilitan el trabajo y la consecución de resultados, satisfacen los intereses de los y las clientes y  garantizan la excelencia en el servicio profesional que se ofrece.

Áreas de actividad

Familia

Las relaciones familiares constituyen una de las esferas fundamentales, a la par que más íntimas y privadas, de las personas; por ello desde el despacho nos volcamos en tratar las crisis familiares con una especial sensibilidad, agudizando la empatía y reforzando sensiblemente la confidencialidad.

Entiendo que hay que ponerse en la piel de la otra persona y que, pese a que nuestra función es solucionar jurídicamente el conflicto y regular las relaciones familiares futuras tras la crisis, existen muchas implicaciones personales e íntimas que deben de orientar la intervención dentro del conflicto.

Por ello el despacho cuenta con una serie de colaboradoras externas que, en su caso, pueden ayudar a realizar una intervención integral en la situación de crisis a fin de obtener una mejor y más rápida solución: mediadoras, psicólogas, terapeutas…. Ya que estoy convencido que dicha intervención integral es la más adecuada a la solución del problema y la única que consigue impedir la reaparición futura de elementos de conflicto en las nuevas relaciones familiares.

Sucesiones

Generalmente el derecho de sucesiones irrumpe en la esfera íntima de las personas condicionando, a veces profundamente, las relaciones familiares extensas. Tal irrupción se produce además en momentos y temas sensibles que impiden, en muchas ocasiones, poder tomar la distancia suficiente del conflicto para conseguir una adecuada perspectiva.

Es por esta razón por la que creo que estos temas hay que tratarlos con un profundo conocimiento técnico de la materia y con la capacidad de explicar con la mayor claridad posible dichos conocimientos a fin de que la persona implicada comprenda perfectamente hasta donde llegan sus derechos y que soluciones le favorecen más.

De este modo, y al igual que con las relaciones familiares, el despacho cuenta con la colaboración de varias personas expertas en diversas materias: periciales caligráficas, periciales agrónomas, economistas, agentes de la propiedad inmobiliaria…. que aportan sus conocimientos técnicos a fin de lograr la mayor información posible sobre los derechos que se adquieren o se otorgan ante cualquier procedimiento sucesorio.

Entendemos que es fundamental en esta materia tanto orientar y asesorar a quien trata de garantizar que sus bienes serán repartidos conforme a sus preferencias, como a quienes reciben los derechos hereditarios tras un fallecimiento. Requiriendo en este último caso un mayor apoyo y seguimiento en todos los trámites a realizar: desde la liquidación del impuesto de sucesiones  hasta la aceptación de la herencia y su inscripción en los oportunos registros públicos.

Reclamaciones de Responsabilidad Civil

En una materia en la que la influyente presencia de las aseguradoras privadas convierte los términos del debate en una lucha de David contra Goliat; entiendo que quienes sufren daños y perjuicios de cualquier tipo requieren un plus de esfuerzo para lograr acreditar los daños sufridos y fundamentar adecuadamente sus pretensiones. En ese sentido este despacho, apoyado por especialistas (médicos valoradores del daño corporal, peritos tasadores, etc) siempre está dispuesto a realizar ese esfuerzo añadido para obtener una indemnización para sus clientes susceptible de reparar o compensar adecuadamente todos los daños y perjuicios sufridos.

Reclamaciones de cantidad

En la actualidad los instrumentos del tráfico jurídico generan una infinidad de conflictos y obstáculos para lograr el pago de las cantidades debidas por cualquier modalidad contractual.

Es por ello por lo que siempre tengo la preocupación profesional de mantenerme al día no sólo en cuantas novedades procesales y legislativas se producen, sino también de la evolución del mercado y sus costumbres (cláusulas suelo, preferentes, incumplimientos contractuales, impagos de rentas).

División de Cosa Común

Son muchas las circunstancias por las que las personas se pueden ver inmersas en una indeseada copropiedad sobre un bien y resulta una tarea complicada que debe dirigir alguien experto en lograr salir de dicha situación de indivisión.

Es por ello que este tipo de procedimientos requieren de un profundo estudio de la situación, además de una gran capacidad de negociación para llevar a buen término una adecuada división de la cosa común que asegure el escrupuloso respeto a los derechos y la plena y total satisfacción de quien encarga los servicios del despacho.

Penal

El procedimiento penal es un procedimiento largo y complicado, el cual debe estar desde el principio sometido al minucioso control de un profesional que asegure que se respetan escrupulosamente los derechos fundamentales de quien es acusado o, en su caso, se defienden adecuadamente los derechos de la víctima de los hechos delictivos.

Por ello entiendo que es un área jurídica que requiere un constante y profundo seguimiento por parte de un abogado especialista en la materia. Es un procedimiento que puede traer consecuencias muy gravosas para las personas que en él se ven inmersas y por ello entendemos que las mismas necesitan un asesoramiento personalizado y una claridad exhaustiva, sin ambages ni ocultación de la verdad.

Compliance

Desde la última reforma del Código Penal las personas jurídicas, las empresas, las sociedades no sólo tienen responsabilidad penal por los hechos cometidos por sus entidades, sino que además tienen una responsabilidad penal directa por los hechos cometidos por las personas empleadas o los cargos directivos dentro del ámbito de su actividad comercial. Dicha responsabilidad, con las gravísimas consecuencias que puede traer, solo puede evitarse o aminorarse con la efectiva implantación de un programa de cumplimiento normativo realizado por un experto en riesgos penales.

Ya en anteriores reformas penales cuando se avistaba o anunciaba esta posibilidad, comprendimos que dicho experto no podría ser más que un abogado con experiencia y amplios conocimientos en el ámbito penal. Y ello porque se trata de responsabilidad penal, no de responsabilidad comercial,  mercantil, o contable, sino responsabilidad por la comisión de un delito; y quien mejor conoce el Código Penal y los delitos que este recoge es, sin duda, el abogado penalista. Es por esta razón por la que desde el mismo momento en que el nuevo Código Penal se publica hemos tratado de profundizar, formarnos y especializarnos en esta recientísima y novedosa materia.

Administrativo

Las relaciones entre las personas y la administración resultan siempre excesivamente complicadas a causa de la extensa y cambiante legislación y, sobre todo, del exceso de burocratización del procedimiento; circunstancias  que entiendo tienen como única  finalidad provocar el cansancio de cualquiera que quiera enfrentarse a una decisión o resolución de la administración que considera injusta o lesiva de sus derechos.

Es por ello que desde este despacho se parte siempre en estos casos del profundo conocimiento tanto de la legislación como de los procedimientos y, sobre todo, de la constancia e insistencia necesaria para evitar el desistimiento en la pretensión. Sé cuán largos y desalentadores son los procedimientos para instar el reconocimiento de un derecho, la concesión de una licencia, el pago de una expropiación, o el recurso de una resolución sancionadora de la administración; pero desde la experiencia también se puede detectar cuándo merece la pena continuar para lograr la pretensión o cuándo es más aconsejable abandonar y no continuar por un camino que no lleva a ningún sitio.

Contacto

985 73 73 04

Covadonga 5, 8ºA
33002 Oviedo

Si deseas consultar cualquier tema, por favor,  utiliza este formulario y nos pondremos en contacto contigo a la mayor brevedad posible.

Gracias.